One Art

The art of losing isn’t hard to master; so many things seem filled with the intent to be lost that their loss is no disaster.

Lose something every day. Accept the fluster of lost door keys, the hour badly spent.
The art of losing isn’t hard to master.

Then practice losing farther, losing faster: places, and names, and where it was you meant to travel. None of these will bring disaster.

I lost my mother’s watch. And look! my last, or next-to-last, of three loved houses went.
The art of losing isn’t hard to master.

I lost two cities, lovely ones. And, vaster, some realms I owned, two rivers, a continent.
I miss them, but it wasn’t a disaster.

–Even losing you (the joking voice, a gesture I love) I shan’t have lied. It’s evident the art of losing’s not too hard to master though it may look like (Write it!) like disaster.

Elizabeth Bishop

Houdini es sinónimo de lagrimas.

Ayer fui con amiga maravilla a ver la nueva de Woody Allen y a tomar unas pintas. Fuimos a un barcito que se llama Houdini y las dos veces que fuimos terminamos llorando. Nada de malo con el bar! sino que se presta a terapia profunda y jodida.

Hacia mucho que no lloraba adelante de nadie y mucho menos que decía cosas que solo sonaban en mi cabeza. Entre la mezcla de lagrimas y risas, amiga maravilla me dijo muchas verdades, lógicas y sabias, que si bien las conozco y las comprendo son ajenas a mi persona y mi cerebro.

Tiene razón absoluta. I’ve got to have my shit together for once and for all. 

pd. La peli estuvo muy buena, aunque me gusto más “An Irrational Man”

Domingo con sonido francés y resoluciones que no le importan a nadie más que a mi

De vez en cuado se me sale la curiosidad del cuerpo y se va lentamente a otras culturas  a disfrutar de cosas que espero entender. Hoy tocó la hermosa cultura Francesa.

No es la primera vez que caigo allí. Jacques Brel es un amor interminable y hace relativamente poco Serge Gainsbourg clavó una banderita con su nombre en mi alma. Seamos honestos, cualquier cultura que escriba cosas como:

“a menudo hemos visto saltar en fuego de un antiguo volcán que pensábamos demasiado viejo. Parece ser que hayan tierras abrasadas dando más trigo que un mejor abril y cuando llega la tarde para que un cielo brillé; el rojo y el negro ¿no se abrazan? “

es una cultura que vale la pena comprender y admirar.

Hay algo tan profundo y tan hermoso en lo francés, a pesar del hecho de que te hace sentir emocionalmente inmaduro, que es imposible de negar como cuando una empieza a sentir ese sentimiento incomodante de la proximidad de un rayito de luz en el amor. Por que al fin y al cabo, creo genuina mente que nadie debe saber tanto de amor crudo como los artistas franceses. En cambio, los latinos tenemos un master en sufrimiento y más de un doctorado en expresión corporal y espiritual.

Todo esto vino al deseo que me nace de conocerme un poco más y celebrar todo lo que me gusta o interesa, de apreciar el aquí y ahora y encontrar algún consuelo a la depresión crónica con la que fui más de una vez diagnosticada. Pero eso es para otra entrada, porque me quedan 250 palabras y eso llevaría muchas, muchas más.

 

 

Blog at WordPress.com.

Up ↑