Gente que viene de góndola de chino

Hay compras que son opcionales como las galletitas, pero cuando vas por la góndola del super y ves sachets de leche sabes que no hay discusión posible; tenés que comprar al menos uno. Revisas todos y ves que algunos vencen el 2 cuando hoy es 12; pero dice Junio y aún es mayo así que te convences de que esta bueno, que vale la pena y lo sumás a tu compra de esenciales que lleva también tú esperanza de no haberte equivocado.

¿Cómo podrías equivocarte si lo miraste por todos lados? Hasta en las costuritas de los bordes de los envases (que las hace una maquina, pero dudas igual). Lo sacudiste en todas las esquinas y hasta le pusiste una bolsa de plástico para evitar problemas para ponerlo con cuidado en tu carrito junto a curitas (igual de importantes) y a la manteca (para que el frió no se les rompa y siga todo bien). Después llegando a la caja lo apoyaste con tanto cuidado que la gente de atrás te puteo y la cajera te miró con cara de orto, pero como queres ese sanchet tanto tanto, no te importó. Pagaste y hasta lo pusiste otra vez en una bolsa especial y particular. Todo el camino fuiste pensando en no golpear la bolsa, en las necesidades de frío del sachet y aunque te encuentres a esa persona que hace que tus pantalones se caigan sin el más mínimo movimiento, seguís de largo pensando aún en el sachet y en todo lo que podías preparar junto a él: licuados, tortas, salsas, pastas. Ya en tu casa, guardas todo antes que la leche porque si bien necesita frío, nada lo puede aplastar o machucar, o invadir el espacio especial de la leche. Así que cuando llegas  al ultimo momento del acomode, guardas el sachet en ese lugar especial en la heladera; es entonces donde se te transformó la cara: puteaste y frunciste el ceño mientras te despedías de las pastas, las tortas, las salsas y de los licuados… todo porque te diste cuenta que el 2012 fue 3 años atrás.

Advertisements

TGIFF [extra F for emphasis]

la cosa es así. No tengo ganas, no tengo ganas de pensar en que soy yo la que tendria que arreglar lo que en principio no estaba roto. Si uno se despierta con un ataque de concha que le dura, bueno, que le dure si así lo quiere…no todo el mundo tiene que sucumbir o perder por cansancio para satisfacer los deseos del capricho.

Blog at WordPress.com.

Up ↑