Amor, de mis amores. Sangre de mi alma, regalame las flores de la esperanza.

Permite, que pare para decirte que tu eres el amor de mis amores.

Natalia Lafourcade & Devendra Banhart

 

 

Waltz #2 – Elliott Smith

I’m so glad that my memories remote ‘cos I’m doing just fine hour to hour, note to note
Here it is the revenge to the tune “You’re no good, you’re no good you’re no good you’re no good” Can’t you tell that it’s well understood?
I’m never gonna know you now, but I’m gonna love you anyhow.

Otra vez me encuentro ante la capacidad de arruinar una linda tarde por medio de un pensamiento de esos que te arrebatan la cabeza y no te dejan distraer los ojos.

Nunca me gusto tanto Gwen Stefani, pero hace cosa de 2 o 3 días me encontré escuchando, de pura curiosidad, su canción “used to love you” justamente el mismo día que me encontré a la mamá de mi ex mientras caminaba con una amiga. No puedo evitar cuestionar las casualidades porque realmente no creo en ellas, pero si creo en las reflexiones que surgen de esas cosas horribles. No, no extraño a mi ex. Pero no pude evitar pensar en ese momento en el que te das cuenta que algo no forma parte de tu presente; se siente como una mezcla entre la tristeza normal que provocan las cosas que eventualmente te hicieron felices y el alivio de la falta de esas cosas felices que te hicieron sentir miserable.

Lo más triste de recordar esos momentos felices, es que ya no son felices, sino que se encuentran teñidos de una capa de “como mierda no lo vi venir” y el alivio se transforma lentamente en una pregunta: ¿Me volveré a sentir así alguna vez?

Sudden Rush – Erlend Oye

A sudden rush of expectation as I realise it’s you. Like a river in a droughtful season, how cool you didn’t call! Initial hint of disappointment… The mirror of my smile that isn’t there, that doesn’t follow a very causal ‘hi’

Why did you come at all, If it wasn’t for me?

Another blow of resignation when realise I do; now in your hands the book you borrowed the whole way we first met, comes together in my head… when the picture’s clear you’ve left…

Why did you come at all, If it wasn’t for me?

Domingo con sonido francés y resoluciones que no le importan a nadie más que a mi

De vez en cuado se me sale la curiosidad del cuerpo y se va lentamente a otras culturas  a disfrutar de cosas que espero entender. Hoy tocó la hermosa cultura Francesa.

No es la primera vez que caigo allí. Jacques Brel es un amor interminable y hace relativamente poco Serge Gainsbourg clavó una banderita con su nombre en mi alma. Seamos honestos, cualquier cultura que escriba cosas como:

“a menudo hemos visto saltar en fuego de un antiguo volcán que pensábamos demasiado viejo. Parece ser que hayan tierras abrasadas dando más trigo que un mejor abril y cuando llega la tarde para que un cielo brillé; el rojo y el negro ¿no se abrazan? “

es una cultura que vale la pena comprender y admirar.

Hay algo tan profundo y tan hermoso en lo francés, a pesar del hecho de que te hace sentir emocionalmente inmaduro, que es imposible de negar como cuando una empieza a sentir ese sentimiento incomodante de la proximidad de un rayito de luz en el amor. Por que al fin y al cabo, creo genuina mente que nadie debe saber tanto de amor crudo como los artistas franceses. En cambio, los latinos tenemos un master en sufrimiento y más de un doctorado en expresión corporal y espiritual.

Todo esto vino al deseo que me nace de conocerme un poco más y celebrar todo lo que me gusta o interesa, de apreciar el aquí y ahora y encontrar algún consuelo a la depresión crónica con la que fui más de una vez diagnosticada. Pero eso es para otra entrada, porque me quedan 250 palabras y eso llevaría muchas, muchas más.

 

 

Blog at WordPress.com.

Up ↑